La eterna asignatura pendiente | Deltatext

Uno de los buenos propósitos de año nuevo más ocurrentes (después de adelgazar y/o apuntarse al gimnasio) probablemente sea estudiar o perfeccionar el inglés. Por esta razón, y también porque el famoso café con leche de la relaxing cup ya se ha quedado frío (así que no hay riesgo de ser tachados de polémicos o insolentes), hemos querido investigar en un ámbito modesto y doméstico, aprovechando la generosa disponibilidad de familiares y amigos, las causas por las que la relación entre la lengua anglosajona y el pueblo español dista mucho de ser idílica. Claramente estamos generalizando con un toque de humor, ya que nosotros más que otros somos conscientes del buen nivel de inglés de muchos españoles, pero también de lo peliagudo que resulta muchas veces este idioma.

traduccion_ingles

Aquí va una muestra de las respuestas más interesantes y frecuentes que hemos obtenido a la pregunta: ¿por qué a los españoles se nos suele dar mal el inglés?

– Es un problema fonético: algunos sonidos del inglés son tan difíciles de reproducir para un hispanohablante, que una persona fácilmente puede frustrarse y decidir abandonarlo. (Aceptamos como válida)

– La imposición del idioma, como si fuera algo indispensable para tener futuro profesional, cosa que mengua rápidamente el entusiasmo. (Aquí discrepamos, también nos imponen las matemáticas y otras materias y no por ello somos unos ineptos en todas las disciplinas. Pero queremos añadir otro punto: aunque nosotros usemos el inglés constantemente por trabajo, vemos mucha vida más allá de esta lengua)

– La cultura de los idiomas en general está poco arraigada, el boom de academias de inglés es relativamente reciente, así como lo es la importancia que se le atribuye al idioma. (Parcialmente de acuerdo: aunque no sea una causa directa, puede contribuir al fenómeno)

– Una especie de pudor/vergüenza a la hora de hablar, por miedo al ridículo (No nos convence. En un país tan extrovertido y autocrítico como es España, no parece coherente como razón, aunque confirmamos que más de una persona nos lo ha comentado. Aun así, nos sigue pareciendo una excusa poco sólida)

– Poco contacto con el idioma en el día a día, debido en gran parte al doblaje, actividad que en España es bastante potente y claramente no va a dejar que de un día para otro veamos todo en versión original con subtítulos como acontece por ejemplo en Portugal (Aceptamos como válida)

A pesar de no estar de acuerdo con algunos de los motivos indicados, entendemos que la suma de todos pueda desanimar el aprendizaje del inglés o de otros idiomas, pero por supuesto les animamos a lanzarse y vivir el proceso como un enriquecimiento cultural y personal y no como una tortura.

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar