Norma europea | Deltatext

shutterstock_140964997
A menudo nos enfrentamos a la dificultad de transmitir la importancia y el valor de una traducción de calidad. Se trata de una cuestión que interesa al sector a nivel global, y de esta necesidad salió en 2006 la norma de calidad UNE-EN 15038:2006, de la que proponemos algunas partes:

«[…] es una norma europea específica para servicios de traducción, que “abarca el proceso central de la traducción, así como todos los demás aspectos relacionados con la prestación del servicio, incluidos el aseguramiento de la calidad y la trazabilidad”. Asimismo, establece y define los requisitos que debe cumplir un proveedor de servicios de traducción (PST) en lo que se refiere a recursos humanos y técnicos, la gestión de la calidad, la gestión de proyectos , las relaciones contractuales con sus clientes y proveedores y los procedimientos de servicio. […]

A grandes rasgos, lo más destacado de la norma es, por un lado, la definición del proceso de traducción, en el que la traducción propiamente dicha es una más de las fases del proceso, que no garantiza la calidad sin una revisión por una persona distinta del traductor; y, por otro lado, la precisión de las competencias profesionales de cada uno de los participantes en el proceso de traducción, principalmente traductores, revisores, correctores de concepto y correctores de pruebas.
Todo servicio de traducción conforme a la norma UNE EN-15038 tiene que incluir, al menos, traducción y revisión.

[…] Los traductores que participen en proyectos de traducción conforme a la norma UNE EN-15038:2006 tienen que demostrar las competencias profesionales exigidas en la norma mediante el cumplimiento de, al menos, uno de los tres requisitos.

• Titulación de estudios superiores en traducción (titulación reconocida).
• Cualificación equivalente en otra especialidad más un mínimo de dos años de experiencia documentada en traducción.
• Al menos cinco años de experiencia profesional documentada en traducción.

Los revisores, además de cumplir uno de los tres requisitos anteriores, tienen que tener experiencia traductora en el tema en cuestión.

La norma UNE EN-15038:20006 define la corrección de concepto como el “examen de un texto de destino traducido respecto a su adecuación a la finalidad prevista y a las convenciones del dominio al que pertenece, y recomendación de las correcciones pertinentes”, es decir, una revisión del documento traducido por un especialista.. En cuanto a la corrección de pruebas, también recogida en la norma, consiste en la revisión de las pruebas de imprenta antes de publicar la traducción. […]»

Fuentes: en-15038.com/

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar