… trductor traducotr traductoe traducor… | Deltatext

trductor traducotr traductoe traducor

… trductor traducotr traductoe traducor…

trductor traducotr traductoe traducor … no, no nos ha entrado el hipo al escribir el título de este post; lo que queremos comentar hoy son justamente los errores que a menudo cometemos (aquel de ustedes que esté libre de pecado, que tire la primera piedra) cuando escribimos en los buscadores palabras como traductor o traducción, términos que luego generan un tráfico enorme e innecesario en la red. Nos comemos una vocal, le damos a la tecla de al lado en vez de elegir la correcta, invertimos el orden de las letras…

¿Cuál es la causa de estos errores? ¿Vagancia, prisas, distracción? Probablemente un poco de todo. Los que trabajamos horas y horas pegados a un ordenador sabemos que hay momentos en que nos posee el espíritu del “dedo loco” y empezamos a darle al teclado como si no hubiera un mañana, saltándonos acentos y normas ortográficas. Para un traductor podría ser también una especie de catarsis: ¿por trabajo tengo que ser muy preciso con el idioma (y a menudo enmendar faltas del que redactó el texto original)? Pues ya os dejo yo por la red unos cuantos errores, así veis cómo mosquea…

Aparte de la sed de venganza de los profesionales de la traducción, en general quien busca a un traductor en la red suele ir con prisa (mucha prisa), la gran mayoría de las traducciones encargadas son muy urgentes así que no hay tiempo para andarse con tonterías. Pero resulta que tampoco es tontería, ya que al escribir mal los vocablos el tráfico que se genera es inútil e incluso contraproducente, porque desplaza en los resultados de búsqueda las webs bien redactadas… y se supone que si necesitamos a un traductor, ¡no queremos a uno cuya página web esté repleta de faltas ortotipográficas!

La ortografía es más importante que la política, decía Fernando Pessoa; igual en el contexto sobre el que estamos debatiendo esta reflexión resulta demasiado drástica, pero no nos vendría mal tomarnos de vez en cuando una tila en vez de abusar del café, relajarnos delante de la pantalla e intentar ser precisos tanto cuando escribimos comunicaciones oficiales como cuando buscamos algo en la red. Lo de “el papel lo aguanta todo”, frase que hoy en día bien podría ser sustituida con “la red lo aguanta todo”, no nos convence, tanto si nos referimos al contenido, como si hablamos de la forma.

A esta situación le queda como un guante la típica frase de madre (adaptada a los tiempos actuales): “¡Y recoge la red que parece una leonera!”

Así que repitamos todos juntos: nada de trductor, ni traducotr y tampoco traductoe o traducor

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar