Blog | Deltatext

Falsos amigos y cognados

En la entrevista de la que hablamos, Carlos Gumpert argumentó sobre el parecido engañoso de algunos idiomas; esto nos ha hecho pensar en algo muy peligroso para los que tratamos con lenguas extranjeras: los falsos amigos y los cognados. El DRAE define así un falso amigo: «Cada una de las dos palabras que, perteneciendo a dos lenguas diferentes, se asemejan mucho en la forma, pero difieren en el significado.» El término «falso amigo» es un calco semántico del francés faux-ami, y parece ser que fue usado por primera vez por Koessler y Derocquigny en su libro Les faux-amisou les trahisons du vocabulaire anglais (‘Los falsos amigos o las traiciones del vocabulario inglés’) de 1928. En cambio, cognado (del inglés cognate) se refiere a términos que son similares en forma y sentido entre dos lenguas. La traducción literal de cognato sería consanguíneo, con un mismo antepasado, o relacionado por una misma naturaleza, característica o función análoga.

False friends

Ambos casos se dan en lenguas emparentadas en mayor o menor rango (como por ejemplo el español y el francés), pero no en lenguas distantes (como el español y el chino) y suelen proporcionar una dificultad añadida al estudio y al uso de los idiomas extranjeros. De hecho, aunque los cognados podrían considerarse un punto de apoyo para quien se enfrenta al estudio de una nueva lengua (ya que todos buscamos relaciones entre nuestra L1 y la L2 que estamos aprendiendo), la existencia de los falsos amigos limita la validez de la transferencia positiva del idioma materno al nuevo.

Algunos ejemplos de falsos amigos son:

_exit, en inglés, que significa ‘salida’, y no ‘éxito’
_subir, en francés, que significa ‘sufrir’, y no ‘subir’
_guardare, en italiano, que significa ‘mirar’, y no ‘guardar’
_vasoura, en portugués, que significa ‘escoba’, y no ‘basura’

Y algunos de cognados:

_simulacre y simulacro en francés y en español
_thema y tema en alemán y español
_father y vater (en alemán la v se pronuncia /f/) entre inglés y alemán

Actualmente existen muchos diccionarios de falsos amigos y en la red se pueden además encontrar numerosos listados, recursos fundamentales no solo para los “novatos del idioma”, ya que estos fenómenos lingüísticos, en un momento de distracción, pueden llevar a un embarazoso error hasta a un profesional experto.

Fuentes: abc.es/cordoba, cvc.cervantes.es, es.wikipedia.org, manualdeestilo.com, lema.rae.es


Entrevista a Carlos Gumpert

Navegando en la red hemos encontrado una entrevista del año pasado a Carlos Gumpert, escritor y traductor español, que, entre otras cosas, ha traducido obras del autor italiano Antonio Tabucchi. La entrevista tuvo lugar durante Mezz’ora in Italia, un programa radiofónico sobre lengua y cultura italiana realizado en colaboración con el Máster en estudios italianos de la Universidad Autónoma de Madrid.

Gafas

La media hora de conversación da para hablar de muchas cosas. Hay algunas reflexiones de Gumpert sobre la profesión de traductor que merece la pena resumir; él se refiere en particular a los traductores literarios, pero los conceptos que están a la base de sus comentarios se pueden aplicar a la profesión en general.

Según Gumpert, traducir es un oficio que tiene mucho que ver con la práctica; en el caso de los que traducen literatura, un mismo profesional suele encargarse de la traducción de varias obras de un autor. Lo que tiene que hacer el traductor en este caso, es buscar la melodía especial de aquel autor, para entrar en sintonía con su estilo y hacer que el resultado de su trabajo sea cada vez mejor.

A la pregunta: ¿puede un escritor ser un buen traductor?, Gumpert contesta sin dudarlo que sí, que además Antonio Tabucchi y su mujer han sido un ejemplo de esto; a la vez quiere desmontar un estereotipo, según el cual solo los buenos escritores pueden ser buenos traductores. Hay varios casos de escritores buenísimos que hicieron traducciones pésimas, y según Gumpert eso se debe a que su “alma de escritores” ha ganado a la de traductores. De hecho, considera que la profesión de traductor conlleva una maldición: al leer un texto normalmente nos sale natural corregirlo; nos preguntamos ¿por qué lo habrá escrito de esta forma? y tenemos la tentación de modificarlo, pero el traductor, para ser calificado como buen profesional, necesita reprimir este instinto.

Aconseja encarecidamente la profesión de traductor, la considera muy fascinante, porque permite entrar en contacto con la escritura y la cultura en general. Cree además que no hay mejor lector que un traductor, pero termina diciendo que es también un oficio muy duro, ya que a día de hoy, sobre todo para los que acaban de entrar en el mercado, cuesta vivir de esta profesión.

Por último comenta que lo más difícil, a la hora de traducir, es saber transmitir el factor cultural que cada texto incluye. Es una dificultad presente en todos los idiomas, no solo en los que vienen de tierras y culturas lejanas. El ejemplo que aporta, y que ha vivido personalmente, es la relación entre italiano y español: muchas veces, al tratarse de dos lenguas “parecidas”, muchos piensan poder traducir esta combinación de idiomas con facilidad. En realidad es un grave error, ya que la dificultad puede llegar a ser incluso mayor, porque hay muchos dobles sentidos, matices y falsos amigos complicados de detectar. ¿La solución que propone? Mucho amor y un profundo conocimiento del mundo y de la cultura que se quiere traducir. El idioma de por sí solo no es suficiente.

Amén.

Fuente: www.circulobellasartes.com/radio_programacion.php?id=101, facebook.com/mezzorainitalia


Edición y maquetación

Las nuevas tecnologías han aportado grandes cambios a nuestras vidas, tanto personales como profesionales. Suena un poco a tópico, pero, como cada tópico, tiene su base verdadera. Ya hemos comentado como ha cambiado el trabajo del traductor gracias al uso de los ordenadores, herramientas que hacen que muchas tareas se puedan desarrollar de forma más rápida. Pero a la vez las nuevas tecnologías “han obligado” a los traductores a ampliar su formación, a acercarse a campos que hace unos años no se consideraban unidos a esta profesión. Al principio, como siempre, fue complicado, pero al final todo esto nos ha aportado (y continúa) nuevos conocimientos que nos permiten ser más conscientes del contexto del que surge la exigencia de nuestras traducciones y, además, presentarnos en el mercado con un perfil más completo.

imagen_maquetacion

Queremos hacer referencia sobre todo a la edición y maquetación de textos, servicios que cada vez más ofrecen los profesionales del sector.

Por edición, en sentido general, puede entenderse la preparación de un original para su publicación o para su presentación en cualquier formato o medio. Si recurrimos al DRAE, encontramos que una de las definiciones de “editar” es: «Adaptar un texto a las normas de estilo de una publicación». Las aplicaciones para editar un texto son muchas y sus posibilidades casi infinitas, pero, para usar términos que suenan ya a todos, la edición de un texto incluye acciones como: copiar, pegar, insertar, borrar, etc.

La maquetación se encarga de organizar en un espacio, contenidos escritos, visuales y en algunos casos audiovisuales (multimedia) en medios impresos y electrónicos, como libros, diarios y revistas. Maquetar significa decidir cómo ocupar la página, cómo disponer el conjunto de elementos para conseguir un equilibrio estético.

El hecho de que la agencia a la que se encarga una traducción pueda realizar también el servicio de edición y maquetación, hace que se acorten los plazos para conseguir el texto definitivo y que además sea más fácil gestionar este servicio: el cliente tendrá que explicar solamente una vez sus necesidades con respecto al texto en cuestión y la agencia tendrá todos los elementos necesarios a entender la finalidad de su traducción, elementos fundamentales para poder entregar un trabajo de calidad.

Una vez más vemos como lo de traducir no es una mera cuestión de palabras.

Fuente: lema.rae.es/drae/?val=editar, es.wikipedia.org, fotonostra.com


Lenguaje y sexismo

Ayer fue el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. Apoyamos este día, así como apoyamos todo Día Internacional u otra iniciativa que promueva el fin de cualquier tipo de violencia. No estamos en la posición de dar lecciones ni, lamentablemente, soluciones para eliminar la violencia de género, pero, como “obreros del lenguaje” que somos, queremos reflexionar sobre el sexismo presente en el idioma español, fenómeno que a veces pasa desapercibido, pero que marca nuestra forma de pensar y ver las cosas.

25 noviembre

Unos artículos publicados en El País nos proponen pasajes interesantes al respecto:

A finales de 2014 saldrá la versión vigésimo tercera del Diccionario de la Real Academia Española (DRAE). «Algunas de las acepciones más denostadas por su sesgo machista desaparecerán. Ya no será más huérfano quien pierda al padre que a la madre. Lo femenino no equivaldrá a débil y endeble, ni lo masculino a varonil y enérgico. Tampoco babosear tendrá entre sus variadas definiciones la de “obsequiar a una mujer con exceso”.»

En palabras de Pedro Álvarez de Miranda, director de la revisión del Diccionario: «“Se trata de que el Diccionario sea mejor, no menos machista, sino de que lo que diga sea verdad. Parece que solo actuamos a instancias de parte y no es así… no se cambia por protestas sino porque no es verdad. Lo que no se puede pretender es cambiar la realidad a través del Diccionario. Si la sociedad es machista, el Diccionario la reflejará. Cuando cambia la sociedad, cambia el Diccionario”».

Cada opinión es respetable, pero aquí nos permitirá el catedrático estar en desacuerdo y considerar, en cambio, más acertado el comentario de Eulàlia Lledó, «una catedrática de Lengua y Literatura de secundaria que lleva años investigando los sesgos sexistas en el lenguaje. En su opinión, la casa es refractaria a incorporar usos igualitarios que están en la calle. “El DRAE está a años luz de la sociedad. Arrastra una inercia que parece que les gusta. Una de las misiones del Diccionario es reflejar la realidad. Si lees las definiciones de madre, padre o huérfano verás que no la reflejan. El androcentrismo y el sexismo son tópicos que contravienen la realidad”.»

¿Las cosas son como son a pesar de como las define el hombre, o con nuestras palabras influimos en la forma de la realidad? Podríamos abrir un debate filosófico bien largo, pero así, de primera, creemos que depende de según qué cosas. En este caso concreto, eliminar ciertos tópicos machistas del diccionario no solucionaría el problema de la violencia de género, pero probablemente ayudaría a formar poco a poco una nueva y más justa conciencia sobre la igualdad entre hombre y mujer.

Fuente: elpais.com/diario, un.org, cultura.elpais.com


Del baúl de los recuerdos

Puede acontecer que a veces perdamos momentáneamente la ilusión hacia nuestra profesión o empecemos a verla como algo mecánico, como un mero instrumento para poder sobrevivir. Pero normalmente luego pasan cosas que nos hacen recordar el porqué de la elección de nuestro camino, y eso suele devolvernos el entusiasmo.

 

Traducción

En esta ocasión tampoco es que estuviéramos muy desmotivados, pero hemos encontrado, olvidados en una caja, unos libros que compramos hace muchos años, al empezar el contacto con el mundo de la traducción. Los comentarios en lápiz y las frases subrayadas con colores flúor no solo nos han traído buenos recuerdos, sino que también nos han rememorado conceptos importantes que, con el estrés de la rutina, muchas veces olvidamos.

Los textos en cuestión son Translation Studies de Susan Bassnett y Traducción: Literatura y Literalidad de Octavio Paz. Les proponemos algunas de las frases que en su día atrajeron nuestra atención y que todavía a día de hoy podrían dar comienzo a largas conversaciones e intercambios de opiniones:

«La traducción ha sido siempre considerada una actividad secundaria, un proceso “mecánico” en vez de “creativo”, al alcance de cualquier persona que tuviese un conocimiento básico de otro idioma diferente al nativo.
[…] Los progresos más importantes en los estudios sobre traducción desarrollados en el siglo XX vienen del trabajo realizado en Rusia en los años ‘20 […]. Se establecieron nuevos criterios para la fundación de una teoría de la traducción y se demostró que se trata de una actividad muy diferente a la de un diletante, provisto solo de un conocimiento mínimo de otro idioma: es, como sostiene Randolph Quirk, “una de las empresas más difíciles a las que un escritor pueda enfrentarse”.» – Translation Studies, Susan Bassnett

«Cada texto es único y, simultáneamente, es la traducción de otro texto. Ningún texto es enteramente original, porque el lenguaje mismo, en su esencia, es ya una traducción: primero, del mundo no verbal y, después, porque cada signo y cada frase es la traducción de otro signo y de otra frase. Pero ese razonamiento puede invertirse sin perder validez: todos los textos son originales porque cada traducción es distinta. Cada traducción es, hasta cierto punto, una invención y así constituye un texto único.
[…] ¿Y las máquinas que traducen? Cuando estos aparatos logren realmente
traducir, realizarán una operación literaria; no harán nada distinto a lo que hacen
ahora los traductores: literatura. La traducción es una tarea en la que, descontados
los indispensables conocimientos lingüísticos, lo decisivo es la iniciativa del
traductor, sea este una máquina “programada” por un hombre o un hombre rodeado de diccionarios.» – Traducción: Literatura y Literalidad, Octavio Paz

Fuente: web.ua.es, obras-de-traductologia.wikispaces.com, Translation-Studies


Esperanto

Una exposición que está teniendo lugar en Madrid en el local de la Asociación Vecinal de Manoteras nos ha proporcionado la idea para hablar del esperanto.

Seguramente en alguna ocasión hayan escuchado algo sobre esta lengua creada en 1887 por el doctor L.L. Zamenhof, cuyo principal propósito era unir a los pueblos del mundo y evitar que otro idioma ya existente se impusiese sobre los demás. A causa de esta base ideológica, el esperanto ha tenido que enfrentarse a numerosos obstáculos a lo largo de su historia y en muchos casos los gobiernos han intentado bloquear su difusión.

Esperanto

Las palabras de William Auld (autor escocés, propuesto para el premio Nobel de literatura en 1998 por su obra en esperanto) explican de forma clara este punto: «Es fácil imaginar las consecuencias de dos guerras mundiales para un movimiento que persigue la colaboración internacional y, de forma implícita, si no explícita, la hermandad entre toda la humanidad. El hecho de que el esperanto sobreviviera a las dos guerras mundiales da testimonio de la fuerte realidad de su existencia y del valor de los conceptos que representa.»

El objetivo de Zamenhof no ha sido conseguido todavía y la frase que abre la exposición de Manoteras lo subraya de forma contundente: “[Como lengua puente] hoy día la lengua inglesa ha alcanzado un nivel más amplio y profundo que todas sus predecesoras al precio de discriminar a quienes no la tienen como materna”. Esto no significa que el esperanto, lengua nacida con vocación internacional y descolonizadora, no esté vivo: en 2007 la Asociación Internacional de Esperanto fue nominada al Premio Nobel de la Paz; el año pasado la lengua celebró su 125 cumpleaños y fue incorporada al servicio de traducción automática Google Translate.

¿Pero cómo es el esperanto? La página web de la Federación Española de Esperanto así nos lo cuenta: « ¿Qué tiene el esperanto que no tengan las demás lenguas? La respuesta es sencilla: regularidad, independencia e invariabilidad de los formantes de la palabra y análisis inmediato de las funciones gramaticales […] en el esperanto no hay excepciones, los elementos que forman las palabras son intercambiables y las terminaciones nos indican si una palabra es sustantivo, adjetivo, verbo, etc. […] La lengua se lee como se escribe […].»

A primera vista, parece más sencillo que luchar con los phrasal verbs del inglés o con el alfabeto cirílico, así que si se animan a ampliar la sección “idiomas” del curriculum vitae, aquí pueden encontrar toda la información: esperanto.es.

Fuente: hortalezaenred.org; esperanto.es


El concepto de fiabilidad en traducción

Sobre el concepto de fiabilidad de las traducciones han corrido ríos de tinta y, aunque se haya llegado a unas conclusiones compartidas en el sector, el debate sigue abierto.

¿Qué significa el adjetivo “fiable” en referencia a un texto? En este caso la fiabilidad reside en la confianza que el lector puede depositar en el texto, dependiendo del uso que vaya a hacer de él. Los problemas surgen cuando un cliente o un usuario consideran que sus expectativas y exigencias son universales, que son las únicas que se pueden tener con respecto al texto. Se trata de una idea muy equivocada, que durante mucho tiempo ha llevado a considerar la fidelidad, entendida como correspondencia exacta entre original y traducción, como el único parámetro posible para evaluar la calidad de una traducción.Traducción dos textos

 

En realidad hay más de un criterio para evaluar la fiabilidad de un texto traducido; un sencillo manual de introducción a la teoría y práctica de la traducción nos presenta rápidamente ocho tipos diferentes de traducción:

1_traducción literal: sigue palabra por palabra el texto original. La estructura sintáctica del texto de origen es evidente en el texto de llegada

2_ traducción extranjera: el texto se puede leer de forma bastante fluida, pero se nota un leve matiz extranjero. Es fácil darse cuenta de que no es un texto original

3_traducción fluente: la traducción es tan sencilla de leer que parece un original redactado en el idioma de llegada. El lector no se da cuenta de que se trata de una traducción

4_resumen: la traducción presenta los puntos principales, lo esencial, del original

5_comentario: la traducción desenvuelve los elementos complejos del original, analizando detenidamente las implicaciones que se quedan escondidas en el él

6_resumen-comentario: la traducción resume brevemente algunos pasajes del original y comenta detenidamente otros. Las partes del original que más interesan al usuario final se desenvuelven y explican; las partes que menos le interesan se resumen

7_adaptación: la traducción reformula el original para conseguir el efecto deseado sobre el público del idioma de llegada, que es sustancialmente diferente al del original. Esto ocurre por ejemplo cuando un texto para adultos es adaptado para niños, una novela es adaptada para la televisión, o una campaña publicitaria emplea conceptos e imágenes completamente diferentes para representar una idea en el idioma de origen y en el de llegada

8_criptografía: la traducción reformula el original para esconder su mensaje o significado a un grupo de lectores, mientras sigue mostrando ese mismo mensaje o significado a otro grupo que posee las claves de lectura

Es muy importante recordar que estos ocho conceptos pueden ser a la vez considerados válidos o equivocados, dependiendo del objetivo del texto a traducir y por lo tanto de las expectativas del lector. En traducción también, todo (o casi todo) es relativo, de ahí que lo más importante sea una comunicación constante, abierta y fluida con nuestros clientes.

Fuente: Becoming a Translator, Douglas Robinson


Comunicación de perros

Como ya habrán entendido si han tenido la cortesía y paciencia de leer nuestro blog, nos gustan mucho y nos fascinan los idiomas y en general todas las formas de comunicación.

Y cuando decimos todas, son todas de verdad, hasta las de los animales. De ahí que el estudio de un grupo de investigación italiano de la Universidad de Trento nos haya llamado mucho la atención. El etólogo Giorgio Vallortigara, que guió al equipo, sostiene que la forma en que un perro menea la cola podría decir más cosas de él de lo que uno cree. Además, sostiene que la diferencia en el meneo de la cola parece ser la forma en que los perros juzgan cómo reaccionarán otros perros con ellos. Vallortigara aclaró que el perro no envía estos mensajes deliberadamente, sino que el movimiento de la cola responde a diferentes factores emocionales que activan partes diferentes del cerebro.

Perros

Esta investigación es la continuación de un estudio anterior del mismo grupo de científicos, los cuales mostraron como estímulos positivos (como por ejemplo ver y reconocer a su dueño), asociados a una mayor activación del hemisferio cerebral izquierdo, causan un movimiento de la cola hacia la derecha. Por el contrario, los estímulos potencialmente estresantes (como un perro no familiar en actitud agresiva) son procesados por el hemisferio cerebral derecho que hace que el perro menee la cola hacia la izquierda. Por lo tanto, si cuando nuestro perro se encuentra con un congénere mueve la cola predominantemente hacia la derecha (con respecto al observador), nuestra mascota reaccionará con ansiedad y aumento de latidos del corazón; si en cambio el movimiento de la cola es más pronunciado hacia la izquierda, nuestro perro se mostrará agradable y relajado hacia el recién llegado.

Si no se está involucrados en el mundo de los animales o en la investigación sobre temas cerebrales, posiblemente resulte algo difícil ver la utilidad de este tipo de estudio, pero los resultados pueden tener su aplicación en la práctica veterinaria, por ejemplo para poder acercarse de forma más eficaz a los animales durante una visita médico-veterinaria, o en la mejora de las técnicas de adiestramiento, para favorecer una actitud más o menos amistosa.

Los resultados sirven además para demostrar como, en muchas ocasiones, un gesto vale más que mil palabras.

Fuentes: ladigetto.it, diariouno.com.ar


La beca Erasmus

Lamentablemente hemos tenido otro ejemplo de como la clase dirigente no tiene interés en fomentar cultura y educación, sino todo lo contrario. Sea cual sea el color de los gobiernos, parece evidente que todos están de acuerdo en que un pueblo mentalmente (y a lo mejor físicamente también) inactivo, es más fácil de gestionar. Este comienzo reivindicador nos viene de lo que ha pasado en los últimos días con la beca Erasmus, programa que lleva años funcionando y cuyo valor ha sido reconocido en más de una ocasión, por ejemplo en 2004, cuando recibió el premio «Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional, por ser uno de los programas de intercambio cultural más importantes de la historia de la humanidad, como elemento de conocimiento integrador entre pueblos.»

Erasmus

La polémica surgió a finales de la semana pasada, cuando se publicó en el BOE una medida sobre la beca Erasmus con un nuevo requerimiento para el curso ya empezado, medida que en muchos casos significaría una reducción de la aportación económica para los alumnos, muchos de los cuales ya se han marchado y han empezado el curso en uno de los países que participan en el programa. El querer cambiar las normas a partido empezado es la razón por la que la aplicación de la medida tendrá que ser aplazada, o por lo menos esto es lo que se sabe a día de hoy, 5 de noviembre, después de haber intervenido la Comisión Europea a reprender el gobierno español por la retroactividad del “tijeretazo”.

Lo que ha pasado nos ha hecho recordar este programa, del que queremos mencionar las características principales:

Erasmus es el acrónimo de European Region Action Scheme for the Mobility of University Students, o lo que es lo mismo, el “Plan de Acción de la Comunidad Europea para la Movilidad de Estudiantes Universitarios”. El nombre del programa viene de «Erasmo de Rotterdam (1466-1536), que fue un humanista, filósofo, filólogo y teólogo neerlandés que pasó los años más importantes de su vida en diferentes países europeos como Francia, Italia, Reino Unido, Suiza y Alemania. Es uno de los más destacados representantes del Renacimiento europeo de su tiempo. Su gran mérito consistió en que ya en aquel entonces influyó decisivamente en el desarrollo europeo.»

 

Algunos de los objetivos de la beca Erasmus son «apoyar la realización de un Espacio Europeo de Educación Superior, fomentar la cooperación entre instituciones y enriquecer el entorno educativo de las instituciones de acogida, contribuir a la creación de una comunidad de jóvenes y futuros profesionales bien cualificados y con experiencia internacional y aumentar la transparencia y la compatibilidad entre las cualificaciones de la educación superior y de la formación profesional de grado superior obtenidas en Europa.»

Evidentemente muchos jóvenes se apuntan a la beca también para experimentar la libertad de vivir solos, pero tampoco nos parece mala razón para seguir fomentando un programa que contribuye a abrir la mente de las nuevas generaciones.

Fuentes: elmundo.es, becaerasmus.com, oapee.es


Premio Nacional a la Mejor Traducción

En esta primera entrada de noviembre, casi nos hemos dejado tentar por el espíritu comercial para hablarles de la fiesta de Halloween, pero al final hemos decidido ser (o mejor, parecer) más serios, así que vamos a comentar el tema relativo al Premio Nacional a la Mejor Traducción.

Premio

Se trata de un premio convocado desde 1984 por el Ministerio de Cultura de España y, en su formato actual, premia a la mejor traducción de una obra extranjera, realizada por traductores españoles en cualquiera de las lenguas españolas. Este año el galardón ha sido otorgado a Carmen Montes Cano (traductora literaria y editorial), por la traducción de la obra Kallocaína del sueco Karin Boye. El Jurado ha considerado que «es una excelente traducción que enriquece nuestro panorama literario con la temática de un mundo futuro opresivo (ocho años antes que 1984 de Orwell), resolviendo con acierto las dificultades lingüísticas que presenta el idioma sueco, creado para este mundo especial».

Nuestra más sincera enhorabuena a Carmen Montes Cano, a la que, además, agradecemos las palabras que ha dedicado al oficio de traductor: «La labor del traductor está muy en la sombra y no está valorada. Hay muchas formas de conferir esa existencia a un traductor: por parte de las editoriales, respetando nuestro trabajo según la Ley de Propiedad Intelectual, y en el caso de los lectores, diciéndoles que recuerden que existimos mirando la página de créditos. […] Se nos falta el respeto por nuestro trabajo en algunos sectores editoriales, además de la consideración de autor que a veces se nos niega».

Claramente, considerando el contexto y la trayectoria profesional de la ganadora, Montes Cano se ha referido en particular a los traductores literarios, pero el núcleo de sus comentarios se puede extender a la profesión en general. No hay premio al mejor traductor de instrucciones para impresora o a la mejor traducción de informes financieros (y seamos honestos, estas “obras” tienen bastante menos encanto que una novela), pero los profesionales que se dedican a estos encargos también sufren la escasa valoración de su trabajo. Es por eso que cualquier oportunidad para recordar la importancia de la labor de traducción nos parece positiva, y damos las gracias a todos los compañeros que han aprovechado y seguirán aprovechando todas las ocasiones para darle al oficio la posición que se merece.

Fuentes: abc.es/cultura/libros, vozpopuli.com